Buscar

¡La emoción de volar!

La historia de la lucha del hombre por la conquista del espacio se inició aproximadamente en el año 500 a.C., teoría basada en los famosos toros alados de Asiria, que se utilizaron como genios guardianes en el palacio de Khorsabad, de los cuales se aprecia hoy día una escultura colosal en el museo de Louvre, procedente de de las puertas del palacio en cuestión.


Por su parte los griegos también concibieron la posibilidad de volar, razón por la cual en su mitología aparece el Pegaso, es decir, el caballo alado de Zeus, que finalmente se transformó en constelación.


No obstante lo anterior, uno de los personajes mitológicos más populares es Ícaro, quien en compañía de su padre Dédalo, fue encerrado en un laberinto. Debido al ingenio paterno, Ícaro escapó valiéndose de unas alas hechas de plumas unidas con cera. A pesar de los avisos de Dédalo, el hijo se aproximó demasiado al sol, la cera de derritió e Ícaro se precipitó en el mar Egeo.


Los árabes crearon los cuentos de Las Mil y Una Noches en los que se incluyen también caballos que vuelan y desde luego La Alfombra Mágica, que se desplaza por el aire llevando pasajeros.


Los romanos por su parte, también consideraban a las aves como símbolo de divinidad y velocidad; la voz latina avis, cuyo significado es "ave" dio origen al vocablo aviación, adoptado por el investigador francés De Le Landelle en 1863.


En el Renacimiento surge en Italia la figura de Leonardo Da Vinci, quien diseñó una hélice para efectos de locomoción, como un helicóptero. Éste hubiese sido exitoso, pero la falta de un motor ligero le impidió elevarse y lograr su objetivo.


Los chinos descubrieron que el aire calentado pesa menos que el ordinario, descubrimiento que se hizo patente al inflar con aire caliente dragones de papel, pero fue hasta el 21 de noviembre de 1783, dos jóvenes franceses realizaron en París un recorrido de 5 km en 25 minutos a bordo de un globo de los hermanos Joseph Michel y Jacques Etiénne Montgolfier.



Durante más de 100 años, se fue perfeccionando el diseño de artefactos tales como globos y planeadores, siempre en busca de lograr la hazaña de tener un avance significativo en el diseño de un avión.


Fue hasta el año de 1902 cuando los hermanos Wright aprendieron lo suficiente para diseñar un avión que funcionara, lograron financiamiento por parte de la realeza y en el año de 1906 los hermanos Voisin establecieron en París el primer taller para la fabricación de aviones, naciendo así la industria aeronáutica.



Como podrás observar, el hombre tardó más de dos mil años en lograr dominar los cielos; esto nos lleva a la siguiente reflexión: la próxima vez que sientes que un vuelo demora demasiado, imagina a todas las generaciones que hubieran deseado tener la oportunidad de volar.


Esperamos tus comentarios. Sigamos descubriendo juntos...el arte de viajar.

156 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo