Buscar

¿Tu boleto de avión que cancelaste a causa de la pandemia está apunto de expirar?

Llegó la pandemia y todos los planes de viaje se vinieron para abajo. Muchas familias que habían planeado su viaje para la semana santa y/o verano del 2020, incluso para la navidad y fin de año, se toparon con la incertidumbre si su viaje sería o no posible realizarlo.


Conforme avanzó el tiempo, nos dimos cuenta que la mayoría de nuestros viajes previamente planeados tendrían que esperar y dependeríamos del comportamiento del famoso virus y del control de la pandemia que a nivel mundial se estaba intentando lograr.



¿Pero qué pasó? Que la incertidumbre y el temor se apoderaron del escenario. Ningún país, ninguna empresa ni persona en el planeta sabría a ciencia cierta cuál era el futuro en cuanto a la reactivación de las actividades; desde una sencilla comida hasta la realización de un evento a nivel internacional como las Olimpiadas.


Lógicamente, los prestadores de aquellos servicios que se reservan con bastante tiempo de anticipación, tales como las ferias, bodas y viajes, por mencionar algunos, procuraban captar sus futuros eventos con atractivas promociones y con la confianza de que a mediano plazo sería posible la ejecución del servicio contratado.


El día de hoy abordaremos el caso particular de las aerolíneas.


Muchas veces nos es fácil criticar políticas, cargos por cambios o penalidades sin ser empáticos con las empresas. Me gustaría que por una vez te pongas en los zapatos de la aerolínea. Imagina que eres un empresario, que tiene 15 aviones, todos listos para volar. Resulta que hace algunos meses, cada vuelo iba con una excelente ocupación, pero a causa de la pandemia se vino una oleada de cancelaciones. Tú, como empresario: ¿qué harías? ¿Les cancelas a todos, les regresas su dinero y listo, tú absorbes la pérdida? o bien, llegas a un acuerdo. "Ok. Entiendo su situación, le puedo reprogramar su vuelo para después"


Esto último fue lo que afortunadamente para muchos de nosotros como usuarios se logró. Sin embargo, después de año y medio, la situación no ha mejorado, muchas aerolíneas han quebrado y la reprogramación de vuelos, inicialmente pactada, está a punto de vencerse por el tiempo transcurrido.


Ahora bien, del lado del viajero también hay puntos a considerar. Muchos vuelos pagados tenían un objetivo particular, como por ejemplo: vacaciones, bodas, graduaciones, visitas familiares, congresos...pero resulta que estos eventos nunca se realizaron, pero lo peor es que ya nunca se van a realizar.


Estas personas al día de hoy ya no necesitan el vuelo. Por mucha reprogramación que se ofrezca, el vuelo ya no es necesario. Incluso hemos regresado prácticamente a las mismas condiciones del 2020, donde todos los planes se pueden venir para atrás con la mínima anticipación.


¿Qué puedo hacer si el tiempo que me dieron para utilizar mi boleto está a punto de vencer?


Aquí te presentamos algunas propuestas que pueden ayudarte:


1. Llama directamente a la aerolínea o agencia que expidió el boleto.

A medida que esta situación de pandemia ha ido avanzando, muchas aerolíneas han ido también extendiendo el tiempo límite para utilizar el boleto de avión. Pero son tantas las combinaciones de tarifas y políticas, que te recomendamos ampliamente que primero que nada llames directamente a la aerolínea, o en su defecto a la agencia que te expidió tu boleto, para que ésta a su vez llame a la aerolínea y te expliquen las actuales condiciones de tu boleto que dependerá sobre todo, de la clase de tarifa comprada y otros factores, donde quizá relacionen el vencimiento del boleto con la fecha original del viaje o bien lo determinen según la fecha en que canceló su reserva. Es toda una aventura entender las combinaciones posibles.


2. Recuerda: tu saldo está expresado en dinero, no en el destino.

Es muy pero muy probable, que aún cuando desees que tu viaje tenga exactamente el mismo origen y destino, si acaso hubo una diferencia de tarifa deberás pagar la misma. Y en el remoto caso que la nueva tarifa sea más económica, debes tener en cuenta que difícilmente te harán un reembolso. Lo más probable es que hasta ahí quede la transacción; si corres con mucha suerte, tendrás un nuevo saldo disponible para tu próximo viaje. Recuerda, todo puede pasar.


3. Pregunta por más opciones.

La mayoría de las aerolíneas ofrecen cupones solo para el viaje original mencionado en el boleto. Pero con mucha suerte y un poco de persistencia, algunos pueden hacer una excepción y permitir transferirlo a otra persona.


4. Las cancelaciones por voluntad propia son perjudiciales para el pasajero.

Si cancelas voluntariamente tu vuelo por miedo o incertidumbre, incluso si la aerolínea lo cancela más tarde, es posible que no se le deba un reembolso a ningún viajero. Lo que debes hacer es solicitar un cambio, no una cancelación.


5. Sé persistente.

Al igual que con cualquier problema de servicio al cliente, la paciencia y la perseverancia son fundamentales.


Espero que estas líneas te permitan tener una idea más clara del escenario en el que puedes estar involucrado y cómo resolverlo.


Nos dará mucho gusto saber tu caso y apoyarte en lo que podamos.


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo